Pedro Domínguez

Luego de que Rosario Robles reiterara su inocencia y acusara que existe una “saña” en su contra por parte del gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que no tienen nada en contra de la ex titular de la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

En entrevista con Azucena Uresti, Robles apuntó que el mandatario “sabe que soy inocente, él me conoce perfectamente”, además de afirmar que hay una persecución política en su contra. Sin embargo, el Presidente rechazó estas declaraciones, alegando que el caso está en manos de la Fiscalía General de la República (FGR).

“Es sencillo: no tengo nada en contra de ella, es un asunto que atiende la FGR. No tengo nada en contra de ella, yo no odio a nadie, yo soy feliz. Y no es mi fuerte la venganza, yo lucho por la justicia. Eso es de la fiscalía, no me corresponde a mí, yo no presenté ninguna denuncia, es una cuestión que viene de tiempo atrás”, dijo durante La Mañanera.

En su conferencia mañanera, el jefe del Ejecutivo federal añadió que el caso de Rosario Robles tiene que ver con una investigación sobre corrupción en las universidades públicas, conocida como La Estafa Maestra, para dar a conocer los cacicazgos que existen en dichas instituciones.

Ayer, la ex funcionaria exhortó al Presidente a que si tiene algo que arreglar con ella lo haga directamente. Además, consideró que tener su propia carrera política podría ser una razón para que el mandatario tenga algún conflicto contra ella.

“Yo le preguntaría (a López Obrador) ¿Por qué esta saña conmigo? ¿Por qué este empecinamiento con mi persona, esta falta de humanidad a sabiendas que soy inocente? ¿Por qué no es valiente y me enfrenta y me dice lo que tiene que arreglar conmigo? Porque es muy fácil tirar la piedra y esconder la mano”, cuestionó. ​

LP