Cientos de migrantes amanecieron en Huixtla, Chiapas, tras dormir en las calles. Foto: Cuartoscuro

La tarde de este lunes, los más de 4 mil migrantes centroamericanos que integran la caravana que partió el sábado pasado de Tapachula, Chiapas, llegaron a Huixtla, en donde descansarán para retomar su rumbo, por lo que las calles en este municipio chiapaneco amanecieron repletas de los extranjeros que durmieron en ellas.

Este martes 26 de octubre, los migrantes dejarán en pausa la marcha para reanudarla mañana y poder descansar, debido a la cantidad de mujeres y niños que van en ella, y por quienes, aparentemente, la caravana avanzó lento de Huehuetán a Huixtla.

Con sábanas, los migrantes durmieron en las calles de Huixtla. Foto: Cuartoscuro

Los cientos de migrantes tapados apenas con sábanas, algunos con cobijas o simplemente con lo que llevaban puesto, pernoctaron en plena vía pública para poder reposar de las 10 horas que aproximadamente caminaron para llegar a la cabecera municipal de Huixtla, en Chiapas.

Migrantes en Huixtla llevan tres días caminando

Los migrantes centroamericanos, y alguno que otro africano, partieron en caravana hace tres días desde la ciudad de Tapachula, pernoctaron en los alrededores de la iglesia de San Francisco, en las calles del centro de Huixtla, y se levantan temprano por la mañana para lavar su ropa y atender a los niños con resfrío, debido a que una fuerte lluvia los tomó por sorpresa ayer.

Los migrantes durmieron en Huixtla tras caminar 10 horas. Foto: Cuartoscuro

Para poder llegar, los extranjeros están dispuestos a romper barreras y todo lo que se les atraviese por delante, ya que su meta es avanzar a la Ciudad de México (CDMX) y entablar un diálogo con las autoridades mexicanas de la capital.

Muy temprano, los cientos de migrantes que durmieron en Huixtla se levantaron. Foto: Cuartoscuro

Durante su marcha, bajo el grito de: “Sí se puede”, los cientos de migrantes hicieron descansos intermitentes hasta llegar a Huixtla, tras lo cual debieron descansar. Durante la travesía hasta llegar a este municipio chiapaneco, los migrantes que quedaron rezagados fueron asegurados por personal del Instituto Nacional de Migración (INM) para revisar su situación en el paso por el país.