Los funcionarios de la Reserva Federal indicaron que han comenzado a discutir cuándo ‘pisar el freno’ de su sólido apoyo a la economía de Estados Unidos, esto en medio de un aumento de la inflación, e incluso cuando la variante Delta del coronavirus representa una amenaza para el crecimiento.

El banco central mantuvo sin cambios su tasa de interés, en el rango de el rango de 0-0.25 por ciento, y ajustó el lenguaje de su comunicado para decir que se había comprometido en diciembre a continuar las compras de activos a un ritmo mensual de 120 mil millones de dólares hasta que se logre un “progreso sustancial adicional” en el empleo e inflación.

La decisión de la Fed fue unánime.

“La economía ha avanzado hacia estos objetivos y el comité continuará evaluando el progreso en las próximas reuniones”, dijo el Comité Federal de Mercado Abierto en un comunicado emitido este miércoles.

La Fed también anunció dos servicios permanentes de acuerdos de recompra.

“Estas facilidades servirán como respaldo en los mercados monetarios para respaldar la implementación efectiva de la política monetaria y el buen funcionamiento del mercado”, dijo la Fed en un comunicado separado.