El hogar suele acumular olores poco agradables productos de hongos o falta de ventilación, inclusive también tener la casa con fuerte calefacción sin ninguna abertura que garantice el ingreso de aire fresco. En este sentido, te hablaremos de una fruta económica que te ayudará a aromatizar el ambiente aportando una fragancia cítrica: la mandarina.

Además es importante tener una mandarina en casa por la cantidad de beneficios que aportan a la salud. Entre sus principales propiedades se destaca la presencia de vitaminas A, C, B1 y B2, mientras que además contiene potasio, calcio y fósforo. Siendo rica en antioxidantes que retrasan daños en las células, es una fruta que no puede faltar en cualquier hogar. Es por eso que especialistas sugieren incorporarla a una dieta sana, principalmente en adultos mayores ya que reduce la inflamación y previene el envejecimiento celular.

Como si fuera poco, la mandarina es una fruta que tiene altos contenidos de fibra, siendo un aliado para eliminar el colesterol LDL debido a que la fibra impide la absorción de grasas. Mientras que en lo que respecta al cuidado de la piel, el cítrico colabora en la sintetización del colágeno. A su vez, es un gran diurético por su alto contenido en agua.

Para aromatizar el hogar, la fruta es perfecta por su olor agradable. Para lograr un aromatizante natural se necesitará tener cáscaras de mandarina, alcohol, aceite esencial, frasco de vidrio con tapa y agua destilada. El procedimiento iniciará con el llenado de la mitad del frasco con las cáscaras y cubrir con alcohol. Luego de se deberá sumar unas gotas del aceite recomendando. Posteriormente se tendrá que dejar reposar la mezcla durante 5 horas y finalmente verter el aromatizador para rociar en el hogar.

Foto: Pixabay

Y de esa forma sencilla podrás tener perfumar tu hogar con una fruta tan económica como la mandarina. Además, teniendo en cuenta que sólo usas su cáscara, podrás utilizar su interior para prevenir el daño causado por los radicales libres, reducir la presión arterial y promover un flujo sanguíneo más sano, previniendo la formación de coágulos sanguíneos.