Laura Sánchez Ley

Luego de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitiera una recomendación para reabrir la investigación sobre Mario Aburto, “por actos de tortura e incomunicación”, la familia del asesino confeso de Luis Donaldo Colosio reveló que su pariente lleva un mes desaparecido, por lo que acudirán a instancias internacionales para garantizar su seguridad.

Rubén Aburto, padre de Mario, manifestó en entrevista con MILENIO su preocupación porque en la última comunicación que sostuvo con su hijo le dijo que pretendía ingresar un recurso legal para obtener su libertad anticipada. A través de dicho documento revelaría nuevas evidencias de que fue “un chivo expiatorio”.

“Hace más de un mes que no habla conmigo, desde que lo cambiaron a Guanajuato, dicen que está en Guanajuato… Hace como siete meses. Hace un mes me dijo que quería que vayamos a verlo, mi esposa, porque le iba a dar unos papeles para que se los llevara a una jueza a Toluca”, comentó Rubén Aburto.

Las declaraciones del padre de Mario Aburto se dan en el marco de que ayer la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió una Recomendación al Fiscal General de la República (FGR), y al Comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), “por violaciones graves a los derechos humanos, a la integridad personal y trato digno, por actos de tortura e incomunicación, así como al debido proceso”.

La CNDH explicó que tras una nueva investigación se determinó que los actos de tortura en contra de Aburto se realizaron por parte de elementos de la PGR y del Ministerio Público, entre otros funcionarios; esto luego de su detención el 23 en marzo de 1994 en Tijuana, Baja California.

“Las nuevas consideraciones y hallazgos, advierten violaciones graves a derechos humanos, por ello, la CNDH establece que la FGR deberá realizar una investigación del caso que dio origen a la detención y sentencia de la víctima… Esta nueva investigación o la reapertura de la anterior tendrá como finalidad subsanar deficiencias y llegar al pleno esclarecimiento de los hechos”.

27 años sin ver a Mario Aburto

Rubén Aburto asegura que a pesar de que la CNDH ha solicitado en varias ocasiones que trasladen a su hijo a un penal de Baja California, donde podría ser visitado por sus familiares, las autoridades federales han hecho caso omiso.

“Que según lo iban a cambiar al centro penitenciario de El Hongo, en Tecate, para poder ir a ver a mi hijo, porque ya tenemos más de 27 años sin verlo y entonces dijimos ‘ya lo van a cambiar para acá, pues vamos a ir a verlo, salimos aquí cerquita’, y no, pues puras mentiras”, dijo.

Al ser cuestionado si no temía por la vida de su hijo en caso de ser trasladado a una penitenciaría de Baja California, estado donde ocurrió el asesinato de Luis Donaldo Colosio, Rubén Aburto contestó:

“No, porque mi hijo es un chivo expiatorio del gobierno de (Carlos) Salinas, que lo agarraron sin saber cuando fue al mitin, sin saber lo que iba a pasar, y los verdaderos asesinos materiales andan sueltos. Entonces agarraron a una persona y le dijeron ‘tú fuiste, este fue”.

El padre de Aburto explicó que todos los gobiernos han actuado igual con su hijo: siguen “tapando” a los verdaderos responsables del asesinato de Colosio, desde aquel 23 de marzo a las cinco de la tarde, cuando el candidato presidencial del PRI perdió la vida en la colonia Lomas Taurinas.

También recuerda que hace tiempo “hasta le mandamos una carta a (Andrés Manuel) López Obrador y dijo que se la iba a pasar a la secretaria de Gobernación (Olga Sánchez Cordero), para que procediera, y luego la secretaria dijo que no había elementos para abrir el caso. Investigamos quién era ella y pues es de la misma gente de Salinas”, dice.

Rubén Aburto cuenta a MILENIO, desde Los Ángeles, Estados Unidos, que las dificultades para comunicarse con su hijo empezaron hace más de siete meses, cuando fue trasladado al penal de Huimanguillo, Tabasco, al CEFERESO de Guanajuato, donde el mismo Mario reveló a su hermano que era maltratado por las autoridades penitenciarias.

Desde entonces la comunicación ha sido escasa, según Rubén, situación que preocupa ya que su esposa María Luisa viajaría a Guanajuato a recibir unos papeles que Mario le entregaría: “es el último recurso de amparo que se le va a cumplir, y esos papeles son para que le quiten lo que le hicieron en el expediente de falsas declaraciones”. Rubén explica que Mario quiere obtener la libertad anticipada.

El papá de Aburto reveló que ante la desaparición de su hijo pretende asistir a la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, para llevar el caso a instancias internacionales, donde informará de las torturas que está padeciendo su hijo en las prisiones mexicanas.

Y es que además su hijo casi no ve, tiene severos problemas gastrointestinales y padece lesiones en una pierna derivado de las torturas que recibió el día en que supuestamente asesinó a Colosio.

Un audio antes de la incomunicación

Antes de la incomunicación, Mario Aburto entregó a su padre un audio donde reiteró su inocencia y dijo tener nuevos elementos para que se sepa la verdad del caso Colosio.

“De algo debemos estar convencidos: nosotros evitaremos cualquier pretensión de dar carpetazo al caso Colosio, desde la sociedad al margen complementariamente a las instituciones hemos ido reuniendo una importante cantidad de estudios, de testimonios e indagaciones de libros y artículos publicados inéditos que forman parte del voluminoso expediente del caso Colosio, del libro colectivo de un México que se resiste al engaño y que no desfallece en la búsqueda de la verdad, el castigo y, en su caso, del perdón”, explicó Mario Aburto en la grabación a la que tuvo acceso MILENIO.

Y continúa: “A los que sufrimos por parte del gobierno persecución política, porque somos presos políticos y de conciencia, que nos han perseguido como es el caso de su servidor y toda su familia, ya que era algo muy común en el siglo pasado que los gobiernos de corrupción, impunidad y narco política de México y de otros países que inclusive eran gobernados por usurpadores que daban la consigna a otros para que nos siguieran torturando de distintas formas, agarrando de chivos expiatorios a inocentes”.

CNDH: nuevas pruebas

La CNDH informó ayer que hace siete meses recibió “una nueva queja por parte del agraviado, donde señaló que desde hace 27 años ha denunciado ante esta Comisión actos de tortura reiterada y continuamente, puntualizando que, desde el 31 de agosto de 1994, existe en la FGR una investigación por esos hechos”.

La dependencia presidida por Rosario Piedra añadió que “este Organismo Nacional tuvo posibilidad de actuar para proteger los derechos humanos de la víctima y sus familiares e incluso, garantizar una investigación y un proceso justo y apegado a Derecho, lo cual no ocurrió. Incluso obra en los archivos de esta Comisión una entrevista de la cual no se tiene registro en ningún expediente de queja de aquellos años y realizada sin autorización del hoy agraviado, lo que cuestionaría las actuaciones de esta Comisión Nacional porque no corresponden a su función legal”.

Detalló que “se acreditó que personal médico y custodios de dicho centro de reclusión incurrieron en actos de tortura y que el OADPRS incomunicó al quejoso y lo ha mantenido en CEFERESOS lejanos al lugar en donde habita su familia, lo que constituye una violación a los derechos humanos”.

La CNDH recomendó al titular de la FGR y al comisionado de Prevención y Readaptación Social “reparar integralmente el daño al agraviado y a sus familiares en los términos de la Ley General de Víctimas; inscribirles en el Registro Nacional de Víctimas y otorgarles atención médica y psicológica”.

La Recomendación será también remitida a la Cámara de Diputados, “a efecto de que sea agregada a la investigación que realiza la Comisión de la Verdad creada para esclarecer los hechos”.

ledz